Reflexión: Cuando llegue el día. No me olvides.

Sinceramente no soy de postear todos los correos que me llegan a la cuenta, sin embargo existen algunos que realmente vale la pena rescatar y compartir. Como este que me envió mi papá en estos días. De verdad me tocó el corazón. Lo comparto con ustedes.

"El día que este viejo y ya no sea el mismo, ten paciencia y compréndeme. Cuando derrame comida sobre mi camisa y olvide como atarme mis zapatos, recuerda las horas que pase enseñándote a hacer las mismas cosas.

Si cuando conversas conmigo, repito y repito las mismas palabras y sabes de sobra como termina, no me interrumpas, tan solo escúchame. Cuando eras pequeño (a) para que te durmieras, tuve que contarte miles de veces el mismo cuento hasta que cerrabas los ojitos. No me reproches porque no quiera bañarme; no me regañes por ello. Recuerda todos aquellos momentos que te perseguí y los mil pretextos que te inventaba para hacerte mas agradable tu aseo. Acéptame y perdóname ahora que yo soy ese niño.

Cuando me veas inútil e ignorante frente a todas las cosas tecnológicas que ya no podré entender, te suplico que me des todo el tiempo que sea necesario para no lastimarme con tu sonrisa burlona. Acuérdate que fui yo quien te enseño tantas cosas: comer, vestirte y como enfrentar la vida tan bien como lo haces, son producto de mi esfuerzo y perseverancia.

Cuando en algún momento, mientras conversamos, me llegue a olvidar de que estamos hablando, dame todo el tiempo que sea necesario hasta que yo recuerde, y si no pueden hacerlo no te impacientes; tal vez no era importante lo que hablaba y lo único que quería era estar contigo y que me escucharas en ese momento.

Si alguna vez ya no quiero comer, no me insistas. Se cuanto puedo y cuanto no debo. También comprende que con el tiempo ya no tengo dientes para morder ni gusto para sentir.Cuando mis piernas fallen por estar cansadas para andar, dame tu mano tierna para apoyarme como lo hice yo cuando comenzaste a caminar con tus débiles piernitas. Pero ante todo, cuando algún día me oigas decir que ya no quiero vivir y solo quiero morir, no te enfades. Algún día entenderás que esto no tiene que ver con tu cariño o cuanto te ame. Trata de comprender que ya no vivo; sino que sobrevivo, y eso no es vivir.

Nunca olvides que siempre quise lo mejor para ti y he preparado los caminos que has debido recorrer. Piensa entonces que con este paso que me adelanto a dar estaré construyendo para ti otra ruta en otro tiempo, pero siempre contigo. No te sientas triste o impotente por verme así. Dame tu corazón compréndeme y apóyame como lo hice cuando empezaste a vivir. De la misma manera como te he acompañado en tu sendero, te ruego me acompañes a terminar el mío. Dame amor y paciencia, que te devolveré gratitud y sonrisas con el inmenso amor que tengo por ti. Eres lo mejor que me ha pasado. Mi orgullo y mi razón de vivir. Siempre te voy amar. Te quiero demasiado"

De verdad. No hay palabras para expresar el cariño que tengo por mis padres. Lo son todo en mi vida. Nada de lo que tengo o soy sería posible si ellos no hubieran invertido años de trabajo, corazón y empeño por ayudarnos a crecer y desarrollarnos de la mejor manera. Sinceramente no entiendo como hay gente que puede olvidar aquellos que dieron lo mejor de sus días. Recluir a quienes han dado todo por nosotros en un asilo (mental, físico o emocional) es un verdadero crimen.

Es cierto que quizás a veces no hemos sido lo mejor con ellos. Quizás somos diferentes. Pero seguimos llevando la misma sangre y amor en nuestras venas. Puede que aún no haya llegado ese día, pero no debemos esperar a que suceda. Siempre hay tiempo para cambiar y pensar en lo que realmente vale e importa en esta vida: nuestra familia. Nunca es tarde para decir un te quiero. Nunca es tarde para hacer que las cosas valgan la pena. Les dejo esta canción, que la verdad me encanta.

Quizás - Enrique Iglesias



PD: Te quiero pá, te quiero má.

4 comentarios:

  1. Hermoso texto.
    De verdad que lo pone a reflexionar a uno

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga. De verdad que no debemos esperar que lleguen los días malos en que la nieve se pose sobre nuestros cabellos y borren los recuerdos de aquellos que amamos. La vida se disfruta minuto a minuto. A mi la verdad me llego. Sobre todo porque me lo mando mi papá. Imposible dejarlo de lado.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. uffff... esto me ha llegado muchisimoo,,, ahora que mi padre ya no vive con nosotros esto me llego en el alma....aun con todo nunca dejare de amarlo...

    ResponderEliminar
  4. Esta hermoso!!!!!!!
    Me hizo pensar en mi abuelo, en sus historias, en todo en realidad!!!

    ResponderEliminar

 

Sobre el autor

Mi foto
Escritor costarricense. Director de la Revista Level Up. Autor de la novela "El Hombre de la Rosa Negra" (ULACIT, 2009), y el microrrelato "Un café para celebrar" (Editorial Costa Rica, 2012). Actualmente se encuentra trabajando en su novela "Nueve minutos para la media noche" (2013).

Obras publicadas...



El Hombre de la Rosa Negra. (ULACIT) (2010) -Descargar-
Premio Joven Creación (Editorial de Costa Rica) (2012) - Descargar-

Lo ultimo en Ticoblogger