Desde mi ventana: Day of Days...

0710. Omaha Beach. Miles de hombres han entrado antes que nosotros. Ahora es nuestro turno. Conocemos el plan a la perfección. Estudiado miles de veces hasta aprenderlo de memoria. Sin embargo nada nos prepara para lo que hemos de enfrentar allá. Cadáveres de soldados apiñados en la arena, flotando en el agua, moviéndose al ritmo de las olas. Todo a su alrededor parece incontrolable; enemigos por todas partes, centenares de hombres heridos, disparos y ruido.

Francotiradores desde lo alto se encargan de dar caza a los pocos que han sobrevivido al primer ataque. Donde quiera que miremos encontramos la misma señal. Desesperación. Angustia. Dolor. Las puertas del Higgins se abren y lo primero que escuchamos son los zumbidos de las balas adentrándose en el cuerpo de nuestro compañeros. No hay tiempo para reaccionar, tan solo para actuar. A rastras nos movemos entre los cadáveres. Compañeros que fueron entrenados para asimilar el dolor, ahora lloran como niños clamando desesperadamente la presencia de un ser querido.

Hay caos, incertidumbre, y confusión. Las balas siguen haciendo mella en los sobrevivientes, sin embargo, a como podemos avanzamos. A lo lejos esta el acantilado. Nuestro seguro de vida. Granadas y explosiones marcan nuestro sendero. Y de pronto. Sin pensarlo. Una bala detiene nuestro camino. El calor en nuestro ser se funde con el frío ardor del metal penetrando en nuestro cuerpo. Un grito desesperado sale desde el fondo del alma. Nos han dado. Las fuerzas se apagan. Antes de ser impactados de nuevo por una bala, nuestro cuerpo cae sobre la arena. Médico, médico. Grita un soldado que pasa a nuestro lado, mientras nuestra mirada permanece fija en el acantilado. Nuestro seguro de vida. Tan cerca y tan lejos...

Soldados heridos...

Y ahí esta usted. Yo. Él. Atrincherado. Herido. Sin fuerza. Viendo como las balas cruzan de un lado hacia otro. Sin poder moverse. Esperando ser rescatado mientras las horas pasan lentamente. Sus heridas están vendadas pero siguen sangrando. El ruido ensordecedor del artillero que vuela sobre su cabeza le impide pensar con claridad, soñoliento se confunde y desesperadamente agota todas sus fuerzas, disparando a las sombras que se esconden detrás de los arboles, y tímidamente se mueven al compas del viento.

Las imágenes de sus seres queridos revolotean por su mente como aves perdidas sin saber a donde ir,
los honores ya recibidos por las conquista del ayer, la posibilidad de ser capturado, el temor a ser uno más de los olvidados en el campo de batalla. Es el momento más decisivo en la vida de un soldado. Fue entrenado para combatir y nunca para ser vencido o capturado. La auto eliminación comienza a bailar amargamente en los rincones de su mente; mejor es morir con las botas puestas que claudicar en el ultimo momento.

Es ahí donde empieza su lucha personal. Entregarse al destino para el cual fue entrenado, o dejarse vencer por su más férreo enemigo, su traidor interno. Las horas pasan. Las heridas sangran y un clamor sale desde el fondo de su alma. Una oportunidad. Tan solo una oportunidad para volver a ver casa y besar el rostro de su amada. Es todo lo que pide. Una oportunidad para dejar atrás el pasado y corregir sus errores. Una bengala estalla en medio de la oscuridad. Todo se apaga de nuevo. Gritos. Balas. Lamentos. La mano de un soldado amigo tomando su chaleco y la promesa de un nuevo día llega con esta.

- Lo recuerdas, seremos los primeros en avanzar y los últimos en retirarnos, fue una promesa. Juntos volveremos a casa...

Hermanos de sangre...

Si has llegado hasta acá, seguro pensarás que hemos perdido un tornillo. Quizás no estes muy lejos de la realidad. La verdad que hay que estar un poco loco para tomar la decisión de ir a ese campo de batalla y cumplir nuestra promesa de volver juntos a casa. ¿Cual batalla? ¿Cual casa? ¿De que esta hablando Pablo?, podrás estar pensando. Hagamos una pausa. Mire a su alrededor ¿Que observa? ¿Familias que resisten a los problemas? ¿Jóvenes alejándose de las pandillas para integrarse a las escuelas? ¿Hombres hechos y derechos que aceptan que amor es dar su vida por hacer feliz a su pareja? Ojala fuera solo una anécdota del pasado o una historia de ciencia ficción. Sin embargo no lo es. Los índices de criminalidad crecen en nuestro país, mientras los jóvenes se pierden y las familias se desintegran de la noche a la mañana.

El lugar en el que vivimos parece un campo de batalla. Una guerra despiadada interminable que se pelea en las calles mientras nuestros soldados siguen siendo eliminados uno por uno. Una batalla por el corazón humano. Una pelea que estamos perdiendo día con día, sentados en nuestros hogares, refugiándonos en lo seguro mientras miles de personas se pierden en las calles, esperando una mano amiga, un brazo extendido que le permita levantarse para seguir peleando por su vida y la de sus seres queridos.

Sin embargo la ayuda no llega hasta sus trincheras, mientras miles mueren en desesperación buscando callejones sin salida, hundiéndose cada día más en la búsqueda de respuestas a su dolor y angustia. Sumergidos en un mundo que ya no desean más, suplicando que alguien, tan solo alguien les tienda la mano. ¿Cuantos más deben morir? Es la pregunta que me hago en este día. No son extraños. Son mis amigos -tus amigos- los que estamos dejando morir. Hoy los miras en las calles y ves un drogadicto, una mujer perdida, sin embargo alguna vez fue tu amigo, tu vecina. Se que suena feo, pero es la realidad. Esto no es un juego. Es una guerra. Y miles mueren esperando la llegada de su salvación. La desesperación es total. Un pueblo clama ¿Donde están los refuerzos?

¿Habrá esperanza para ellos? ¿Cuanto más lucharan solos? La historia la escriben los valientes. Creo firmemente que es el momento de ir a su rescate. Nosotros podemos hacer la diferencia. Una generación dispuesta a luchar por la vida de sus amigos, de sus vecinos. Entregando nuestra propia vida si es necesario con tal de salvar la suya. Yo estoy dispuesto a no dejar morir un soldado más en el camino. Creo firmemente que el momento ha llegado. Lo puedo sentir. El día de días, ese en que todos volveremos juntos a casa esta cerca. Pero hoy nos toca salir a pelear. ¿Porque? Porque alguien lo hizo una vez por nosotros, y es gracias a ellos, es que hoy estamos aquí.

Salgamos a las calles. Se las dejo picando. Tendamos la mano al más necesitado. Nosotros podemos hacer al diferencia. Porque como dije una vez: Si con una palabra podemos llevar esperanza al más necesitado, nuestra vida no habrá sido en vano.
No dejemos uno solo de nuestros hermanos en el campo de batalla. Recordemos que no hay amor más grande que aquel que da la vida por sus amigos. Fuerza y honor. No quiero pensar que cayeron en vano.

Operación Rescate: Por los caídos en batalla...

Nos lo han dicho. Miles de veces. "Fueron escogidos para ello". Una nueva unidad. Un nuevo escuadrón. Una misión única: Ser los primeros en tocar tierra. Antes que cualquier soldado haga su desembarco en el Día D. Usted. Yo. Hemos sido seleccionados para abrir brecha en las líneas enemigas. Entrenados por meses en situaciones que nos ha llevado al limite de nuestras capacidades, el momento de la verdad finalmente ha llegado. Somos lo que somos aunque a veces lo olvidemos. Soldados en el campo de batalla.

No lo hacemos por dinero, porque es una suma que nunca se podrá pagar. No lo hacemos por la gloria, lo hacemos porque nace de nuestro corazón. Es ponerse en el lugar de un padre que clama por su hijo. Una madre que no sabe porque su hija nunca regreso a casa. Por todos. Por cada uno de ellos. Cuando el viento viene y golpea sobre nuestra casa. Saldremos al campo de batalla. Carecemos de historia. Pocos conocen nuestro nombre. Más tenemos una cita con el destino. Como pioneros y aventureros, hemos roto con el pasado y sus tradiciones para poder reclamar nuestro futuro. Estamos listos. La fría y oscura noche nos esperan. La victoria viene con ella. No dejaremos a nadie atrás. Juntos volveremos a casa.

¿Y tu mi amigo que piensas?
¿Como podemos marcar la diferencia?

---
Gracias amigos por sus comentarios y apoyo en estos días. Hemos tenido grandes cargas de trabajo y la verdad que no fue fácil volver. Nos enfermamos y hasta un par de problemillas personales amenazaron nuestro regreso. Pido disculpas por abandonar sus sitios, pero prometo pronto ponerme al día con sus post. Gracias de nuevo por su apoyo. Éxitos en esta nueva semana, un enorme abrazo!

pd. De paso le comento, que en estos días empezamos un programa de ejercicios que hemos llamado el #RetoVargas (pueden seguirlo en nuestra cuenta en twitter @pvargas17), y en el cual ya habemos siete personas trabajando en ello, por si quieren darse la vuelta y apuntarse al reto de aquí a nueve semanas ser capaces de correr 5 kilometros...

11 comentarios:

  1. Amigo!! Guau!!
    me fascina todo lo que escribes,
    espero que todo lo que estes haciendo, te salga super bien..

    te mando un abrazo muy fuerte..

    :)

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo Pablito.
    Tanto tiempo señor.
    Espero estés muy bien.
    Pasé a saludarte con el cariño de siempre.
    Un abrazo fuerte, una caja de sonrisas para vos, magia, mucha luz, palabras llenas de energía y valor.
    Cuidate mucho.
    Nati

    ResponderEliminar
  3. Es su post mas largo eso ni dudarlo, ajajaj pero muy interesante muy narrativo y descriptivo que me parece estoy en mera "guerra" me encanta lo ultimo Pa "No dejaremos a nadie atrás. Juntos volveremos a casa" que alegriaa es venir de una guerra y mas cuando se ha ganadoo nosotros ahora empezamos una y quiero regresar con esa cara de felicidad... un abrazoooteee de osa...

    xo

    ResponderEliminar
  4. Estuve leyendo varias entradas y me gustaron ^^ tenes un blog muy lindo, la plantilla tambien lo es :)

    ResponderEliminar
  5. Ayer lo iba a leer, y lo ojeé y yo :O!!!! Eran las 2, no lo leería con atención. Así lo leí hoy más relajada. :)

    Definitivamente acertaste... La vida está llena de campos de batalla. Y muchos necesitan una mano para segir luchando.

    Siempre he creído en la empatía, en que todos los problemas del mundo se acabarían cuando cese la indiferencia.

    Pero así es, aveces somos los soldados atricherados y otras los heroes de guerra. Cuantos juegos de rol.

    Me alegra mucho que hayas vuelto P. Tu blog me inspira a trabajar siempre en el mio. Creo que es una manera hermosa de compartir y crecer como personas.

    Besos y Abrazos. :)

    ResponderEliminar
  6. La calle es sin duda nuestro campo de batalla, nuestras casas apenas son trincheras pues dentro de ellas la lucha continua, se acaban los espacios de paz, cada dia mas personas se suman a aquellos que han decidido no trabajar ni esforzarse, en cambio roban y matan.

    Como hablabamos ayer, las desiciones estan en vos solamente de como queres que sea tu vida, vos podes tomar el camino al infierno o el de la paz, el trabajo y el sudor.

    Buen post men, un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Amigo... Nunca he vivido el problema de cerca, bueno, no de primera mano.

    Ahora precisamente, mi mejor amiga, huyo de su cas... no sabemos mucho de ella y no me ha contactado =/... Es triste ver como cambian las personas, y por simplezas demasiado tontas.

    SE lo que significa esto para ti... Asi que se que eres feliz!!

    APAPACHOS!!!

    PD. Ves?? Te dije que todo estaria bien! :D

    ResponderEliminar
  8. hola!

    bueno como siempre te digo me encanta como escribes!!! lo repito xq no me canso de leer tus post...

    y estoy de acuerdo contigo "Si con una palabra podemos llevar esperanza al más necesitado, nuestra vida no habrá sido en vano."

    me parece excelent que lo escribas, una palabra o tan sólo una mirada puede hacer una gran diferencia en la vida de las personas, si podemos hacer algo por las demás personas, ¿xq no hacerlo?

    tal vez nos necesiten y no lo digan, o tal vez en algún instante seremos nosotros quienes necesitemos de esas personas, pero a fin de cuentas todos vivimos en un mismo planeta y somos parte de algo único que nos une x lo que siento que es important que nos apoyemos y ayudemos los unos a los otros :)

    genial post y gracias x compartir tus pensamientos

    abrazos!

    ResponderEliminar
  9. Hola amigos!!

    Fue difícil regresar, pero finalmente estamos de vuelta. Gracias a todos por seguirnos en estos días de sequía, pero sobre todo por el apoyo en el últimos días...

    Diana: Gracias amiga!! Viniendo de ti tus palabras son un gran cumplido. Cuidate, un abrazo!!

    Naty: Hola Naty! Si ha pasado tiempillo, la verdad es que cada vez me conecto menos a internet, pero ahí vamos haciendo el esfuerzo. Espero q igual la estes pasando de maravilla, cuidate amiga. Un enorme abrazo, gracias x estar siempre por estos lados :D

    Xochil: Si, de los más largos, bueno, excepto los de Tribus Urbanas y 101 Razones. En fin, lo bueno es que te gusto y no te dormiste leyéndolo jaja Cuidate mucho Xo, seguimos luchando hasta el final, un abrazo!!

    Lay: Bienvenida señorita! Es un placer tenerte de vista. Gracias x el coment, ya sabes, aquí estamos para cuando quieras pasar, espero verte seguido. Un abrazo, nos seguimos leyendo!!

    ResponderEliminar
  10. Joha: Hola amiga!! Me gusto mucho eso que comentaste de que a veces somos soldados atrincherados y otras veces héroes de guerra, porque sin importar el rango que tengamos, tenemos que seguir luchando. Gracias de nuevo por tu apoyo. Tus palabras significan mucho para mi. Cuidate mucho, un abrazo!

    Andrés: Si man, a mi también me gusto mucho ese articulo que publicaste, fue tuanis ver que estamos en la misma línea filosófica, nosotros somos hacedores del mundo de que nos rodea, juntos podemos marcar la diferencia, es cuestion de dejar de pensar, y comenzar a actuar. Cuidate bro, un abrazo!!

    Srta Mueganita: Gracias amiga, como bien dices, hemos hablado mucho sobre el tema, seguimos creyendo que el mundo es un buen lugar por el que vale la pena luchar. Un abrazo!!

    HeiAJS: Amiga, gracias, lo digo de corazón, es super motivador cuando uno lee comentarios como el tuyo. Tenemos que seguir creyendo en lo que nos rodea, sino porque luchamos? Somos hermanos de sangre. Cuidate, un abrazo!!

    Gracias amigos, de verdad, como lo he mencionado en otras ocasiones, no hay palabras para agradecer su apoyo, uno solamente escribe lo que pasa por nuestra cabeza, pero la verdad que es demasiado bonito el saber, sin orgullo ni vanagloria, que a alguien más en algún rincón del mundo comparte nuestros pensamientos y esta contento por ello. Por eso amigos. Gracias. Por todo. Los quiero montones... Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Bien, te sigo. Sólo por que alguien más lo hizo antes por mi, y no lo hizo por dinero. Y creo que sabes a lo que me refiero. ¿Quieres hacer una promesa? Tú dime.

    dtb
    (Golor Sadhalá, amo del servidor)

    ResponderEliminar

 

Sobre el autor

Mi foto
Escritor costarricense. Director de la Revista Level Up. Autor de la novela "El Hombre de la Rosa Negra" (ULACIT, 2009), y el microrrelato "Un café para celebrar" (Editorial Costa Rica, 2012). Actualmente se encuentra trabajando en su novela "Nueve minutos para la media noche" (2013).

Obras publicadas...



El Hombre de la Rosa Negra. (ULACIT) (2010) -Descargar-
Premio Joven Creación (Editorial de Costa Rica) (2012) - Descargar-

Lo ultimo en Ticoblogger