Desde mi ventana: Nada sucede por casualidad.

Son casi las dos de la mañana. Una brisa fresca llena de vida recorre el ambiente y las luces de las demás habitaciones se encuentran todas apagadas. Al fondo se escucha el murmullo de los arboles bailando al compás del viento mientras todos los demás duermen. El sueño se ha ido de paseo y no ha podido encontrar su camino de regreso.

¿Como podría hacerlo? Es imposible irse a dormir después de lo sucedido anoche. Me resulta increíble ver el como la vida puede sorprendernos cuando menos lo esperamos. Siempre me gusto la frase dicha en Forest Gump "La vida es como una caja de bombones, nunca sabes que te puede tocar" sin embargo hoy he vuelto a reconocer que nada en este mundo sucede por casualidad.

Anoche, como parte del trabajo que estamos haciendo en el Congreso de CELAD -proyectos de los que tengo que sacar el tiempo para comentar- visitamos un centro de restauración para jóvenes con problemas de adicción. Un paso difícil para quienes han combatido día y noche por sacar la droga de su sistema. Sinceramente no había un deseo natural en mi persona por estar ahí, había sido un día lleno de reuniones y me encontraba muy cansado, sin embargo algo en mi corazón me insistía en la necesidad de ir, de presentarme, de compartir con ellos.

Un par de horas de viaje y nos encontramos en el lugar. Unos 14 jovenes congregados el pequeño salón. De repente, en medio de la gran cantidad de jóvenes que estaban en el lugar, una voz se me hace imperdible. Cuando alguien lo llamo por su nombre mi sospecha se confirma. Aquel que en mi pueblo hace meses consideran muerto o tras las rejas, estaba de pie junto a la puerta. Nuestras miradas se cruzaron. Fue un chispazo del alma. Como dos hermanos que tienen años de no verse. No pude evitarlo, me deje llevar por la emoción. Corrí hasta él y lo abrace.

Las palabras apenas salieron. Pocos entendieron la trascendencia del momento. Años atrás ambos habíamos caído en el mismo agujero. Los escuche con atención. Repasamos viejas historias. Siete meses limpio, trabajando y luchando por salir adelante. Mi corazón no cabía de la emoción. Sus palabras me llegaron al alma. "Mae que bueno verlo, hace unos meses estuve apunto de tirar la toalla, pero encontrarme con usted me recuerda que si uno quiere, se puede". El corazón se hizo un puño.

El impacto de una palabra, un abrazo, un afecto en el momento justo y correcto. Hace unos días compartía con mis amigos, que si con una palabra podemos llevar un mensaje de esperanza al necesitado, darle valor y herramientas para volver a soñar, nuestra vida no habrá sido en vano.

Ayer he confirmado mi teoría. Nuestro corazón es libre, tengamos el valor de hacerle caso. Nada en esta vida sucede por casualidad. La vida da muchas vueltas y el destino tiene muchos caminos. Nunca sabes cuando alguien te puede necesitar.

Terminado de escribir a las 2:43 de la mañana...
Publicado solo hace unas horas...


11 comentarios:

  1. mis respetos de todo ♥
    tus reflexiones, me inspiran, a salir adelante como hay veces que necesito algo , y llegan tus letras y cambian mi perspectiva en ese momento.. saludos..


    ResponderEliminar
  2. Caray hermano, no tengo palabras para expresar el sentimiento que, a través de tus palabras, recorrió mi cuerpo.

    Tienes toda la razón, uno nunca sabe que le espera en la vida, en cada momento que vives.

    Y siempre es grato oír que después de todo, la sensación de satisfacción y del deber cumplido, tu corazón está en paz.

    Yo tampoco hubiera dormido. O mejor dicho, hubiera soñado, despierto, toda la noche, con esa emoción en la piel.

    Saludos y gracias por compartir esta anécdota con nosotros.

    ResponderEliminar
  3. Me has emocionado..!! Eres la "Mafia" Es muy grato haberme encontrado con una persona de buenos principios y sentimientos como vos!!!Te deseo las mejores de las bendiciones y muy buenos deseos Pablin...tus palabras muchas veces se vuelven frases perfectas...

    mua..

    ResponderEliminar
  4. Pablito amigo, que bueno que sucedan esas cosas en nuestras vidas. Que animen el alma, que nos devuelvan ilusiones, personas que pasaron por nuestros caminos.

    Un fuerte abrazo, cuidate mucho. Beso.

    ResponderEliminar
  5. Las casualidades no existen, ahí tienes tu ejemplo.
    :)

    Un beso de patito de goma con sabor a mandarina :*

    ResponderEliminar
  6. Hola amigos! Cuanta alegria en mi corazón por verlos de nuevo. Muchas gracias por sus comentarios, la verdad que la vida te sorprende cuando menos te lo esperas.

    Dianita: Amiga tus palabras me halagan en gran manera, después de todo lo vivido, es tan gratificante ser util que a es a ti quien doy las gracias por estar siempre por aca leyendo mis textos. Un abrazo preciosa, feliz semana!

    Belo: Bro gracias... de corazón, me motiva mucho leerte, es cierto lo que dices, la paz experimentada cuando sabes que has hecho lo correcto alcanza otros niveles. Bueno verte amigo, un abrazo!

    Xo: A ti te debos las gracias amiga, por estar siempre alentandonos a seguir adelante con tus comentarios y correciones. Te debo mucho y lo sabes, un abrazo!

    Naty: Hola preciosa! Gracias de verdad, ese tipo de cosas como mencionas nos devuelven parte de nuestro corazón, y es lo mas hermoso de esta aventura que llamamos vida. Cuidate bonita, un abrazo!

    Caperucita: Hermosa princesita, gracias por tus besos con sabor a mandarina, tu los has dicho, no hay casualidades. Un abrazo!

    Feliz día a todos!

    ResponderEliminar
  7. Wow Pablo, la vida tiene tantas cosas para nosotros.

    Sin que nos demos cuenta, somos a veces el impulso para que alguien mas siga luchando.

    Excelente post.

    Saluditos

    ResponderEliminar
  8. Exelente me sigues sorprendiendo compa!. continua asi

    ResponderEliminar
  9. Mi querido Pablo... no sabes la alegría que me dá a mi saber de esas historias de superación... si se puede es una frase que siempre me repito, aún cuando las lágrimas broten por los ojos.

    Besos ;)

    ResponderEliminar
  10. Pablo, somos bastones humildes en los cuales a veces, algunas personas sienten que pueden descansar. Le has dado sin querer a tu amigo, la fuerza por continuar. Sin pensarlo, ayudaste a alguien a seguir luchando por alcanzar el equilibrio en su vida. Estamos de paso sí, pero momentos como estos, hacen que el paso valga la pena. Bien por él, bien por vos, bien por todos los que hacemos de este camino, una transición rebosada de buenos momentos.
    Abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  11. wow que bueno que cuentes un poco más de tí, de tu vida, de lo que haces, resulta satisfactorio y reconfortante que dés de tu tiempo para los demás y que esté tenga sus frutos.

    Él llegó cuando más lo necesitabas, para hacerte ver que tu lucha esta dando frutos, cosas que mucha gente no tendremos la suerte de tener tanta trascendencia en la vida de otras personas.

    Tú, llegaste a su vida en el momento exacto, preciso para hacerle ver que sí pudiste tú el también puede hacerlo.

    Besos Pablito, muchos días como estos

    ResponderEliminar

 

Sobre el autor

Mi foto
Escritor costarricense. Autor de la novela "El Hombre de la Rosa Negra" (ULACIT, 2009), y el microrrelato "Un café para celebrar" (Editorial Costa Rica, 2012). Actualmente se encuentra trabajando en su novela "Nueve minutos para la media noche" (2013).

Obras publicadas...



El Hombre de la Rosa Negra. (ULACIT) (2010) -Descargar-
Premio Joven Creación (Editorial de Costa Rica) (2012) - Descargar-

Lo ultimo en Ticoblogger