Editorial: La victoria nos ha derrotado...

"Peace has cost you your strength! Victory has defeated you!

Lo que pasó ayer en Estados Unidos requiere una lectura más profunda de lo que arrojan los medios. Donald Trump no sólo ganó las elecciones presidenciales, sino que, contra todos los pronósticos, lo hizo contundentemente, derrotando a Hillary Clinton en todos y cada uno de los Estados que en su momento ganó Barack Obama incluido Arkansas, que su cuna política por años. Hoy es difícil volver a ver atrás y recordar las risas que provocaron ese chiste mal gusto que era que ver un misógino, mentiroso, racista y xenofóbico optará siquiera por la presidencia de uno de los países más importantes del mundo, terminar convirtiéndose en la suma de todos nuestros miedos como una burda realidad.

Cientos de medios de comunicación en Estados Unidos y el resto del orbe exaltaron la figura, incrementaron el alcance y propagaron la broma en cada esquina de su nación sin pensar en la bestia que estaba dormida. Confiaron en sus analistas, expertos y en sus encuestas, siempre manipuladas al favor de sus intereses. La soberbia nos hizo creer que Donald Trump en el despacho Oval era algo imposible. Y nos prestamos al chiste. Todos y cada uno de nosotros, sobrestimamos el odio, el racismo y la xenofobia existente en una sociedad que estuvo silenciada por 8 años y al final, en un momento de incertidumbre hizo que nos terminará explotando en la cara. Muchos hoy se agarran la cabeza y se pregunta como algo tan bizarro es siquiera posible. La respuesta es simple. Encimados en los logros que habíamos alcanzado, se nos olvidó lo más importante. Como bien lo plasmo Christopher Nolan en The Dark Knight Rises. "La paz te ha costado tu fuerza. La victoria finalmente te ha derrotado".


"Peace has cost you your strength! Victory has defeated you!

Hoy debe ser difícil ser padre o madre en Estados Unidos y tratar de explicar a sus hijos (as) lo que sucedió. Que ese niño(a) abusivo no recibirá su corrección, que debe aguantarlo por años y prepararse emocionalmente para que un día llegué quizás llegué a ser su jefe, e incluso con suerte su Presidente. Explicarles que en un mundo en el que la violencia, el abuso y el racismo pueden prevalecer si se tocan los hilos correctos, se debe sembrar la esperanza de que sin importar que suceda o cuan oscura este la noche, tarde o temprano llegará la mañana y que deben resistir creyendo en que un mejor futuro viene con ella. Aunque a la realidad diga de momento lo contrario.

Porque más allá de si Clinton era un pésima candidata -que lo era-, o que el partido demócrata está pagando no haber creído hoy en Sanders -que sin duda hubiese arrasado en presidenciales-, el contexto interno de lo que sucede en Estados Unidos como país debe ser un espejo para nuestro pueblo. Le pasó a Inglaterra. Le pasó a Colombia. Y ahora le pasó a Estados Unidos. El mensaje es claro. La democracia basada en encuestas está sobrevalorada. Que esto sirva, como dirían nuestros abuelos (as), para "echar para nuestro saco". No se puede confiar en que alguien más lo hará por nosotros. No se puede creer más en las encuestas, siempre manipuladas para manejar los interés de pocos sobre la voluntad de muchos, sino que tenemos que salir de la burbuja y mirar lo que realmente se está gestando como sociedad. 

Inglaterra. Colombia. Estados Unidos. Que este rostro no se repita más en nuestra región.

Leer. Buscar. Informarse. Son los pasos claves para crecer como pueblo. Debemos seguir invirtiendo en educación. Se viene un periodo de elecciones fuerte en nuestro país. Hay que actuar y votar responsablemente. Más allá de las ideologías políticas o religiosas. Hay que pensar más en el mediano, que en el corto plazo, porque las consecuencias en nuestro país pueden ser desastrosas. Y eso es un lujo que como nación no podemos darnos. Tenemos que movilizarnos como nación. Dejar de entregarle el poder de muchos en unos cuantos pocos. Y esto no puede esperar. Tiene que suceder ya. Hay mucho camino por recorrer. No podemos confiarnos en cuanto hemos avanzado. El riesgo es real. Y tenemos que mitigarlo. No solo en presidenciales, sino en cada estrato de nuestra sociedad.

¿Conoce usted a su regidor municipal? ¿Sabe quien es realmente su alcalde? Y no, no hablo solo de nombres y apellidos. Sino realmente a fondo. Causas abiertas en tribunales, causas desestimadas e investigaciones en proceso. ¿Cuantas veces ha sido cuestionado por actos de corrupción? ¿Cuales son sus interés políticos de por medio? Porque de nada vale rasgarse las vestiduras por una elección a miles de kilómetros -y aún así nos compete a todos-, sino tenemos claro quienes son los que nos gobiernan o aspiran a gobernarnos. Si entregamos al lobo o al zorro el gallinero, los que llorarán en dos años no serán otros sino nosotros. Porque no podemos escudarnos en el "eso jamás va a pasarnos a nosotros" y permitir que la situación se repita en nuestro país. 

A mis amigos(as) estadounidenses que votaron ayer. Fuerzas. Estamos con ustedes. Son momentos difíciles para su pueblo. Días de incertidumbre en los que no queda más que confiar en que la razón y la unidad como pueblo prevalezcan en quienes a partir de hoy dirijan su nación. No se rindan. No desmayen. Pero ante todo, no dejen de creer. La noche será oscura y larga, pero tarde o temprano llegará la mañana. No pierdan la esperanza. El mundo aún es un buen lugar por el que vale la pena luchar.


***
Pablo Vargas - Ingeniero industrial. Director y fundador de Revista Level Up. Autor de la novela “El Hombre de la Rosa Negra” (ULACIT, 2009), el microrrelato “Un café para celebrar” (Editorial Costa Rica 2012) y el blog "Rincón de un escritor". Actualmente se encuentra trabajando en su nueva producción "Nueve minutos para la media noche" y escribe regularmente en los blogs de la casa de 89decibeles, la revista IT Now y el periódico 'La República'.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre el autor

Mi foto
Escritor costarricense. Director de la Revista Level Up. Autor de la novela "El Hombre de la Rosa Negra" (ULACIT, 2009), y el microrrelato "Un café para celebrar" (Editorial Costa Rica, 2012). Actualmente se encuentra trabajando en su novela "Nueve minutos para la media noche" (2013).

Obras publicadas...



El Hombre de la Rosa Negra. (ULACIT) (2010) -Descargar-
Premio Joven Creación (Editorial de Costa Rica) (2012) - Descargar-

Lo ultimo en Ticoblogger